Página 12

En un elenco de notable eficiencia vocal y escénica, en la puesta del Colón se destacó la soprano puertorriqueña Ana María Martínez, que administrando bien sus energías vocales y poniendo el cuerpo cuando tuvo que hacer de muda, compuso una Rusalka tierna y sobria, impactante en la compleja escena final.